Volcán de avellana paleo

#Postres y dulces 30 noviembre 2020

Disfruto dándole la vuelta a la mayoría de recetas de postres y repostería para convertirlas en una versión más saludable y apta para algunas dietas o intolerancias alimentarias. 

Soy partidaria de darse un caprichito de vez en cuando, pero si además es lo menos agresivo para nuestra salud, pues mucho mejor. Mantener un estado de salud óptimo es vital, más en los tiempos que corren. Por eso alejo de mi cocina los productos refinados, harinas convencionales y procesados industriales.


La receta del volcán de chocolate ya la la tenía versioneada, pero hacía muchísimo tiempo que quería conseguir un volcán de avellanas. Con motivo del Taller de Postres inclusivos me puse manos a la obra y aquí te comparto el resultado. 


He intentando hacer la receta lo más fácil y rápida posible. A ver qué opinas, me encantaría saber qué te ha parecido el resultado cuando la hagas.


Consejo: antes de hornear todos los volcanes, prueba el resultado con uno solo, porque cada horno es un mundo y el éxito de este postre radica en gran parte en acertar con el horneado. También el material de tus moldes afectará al tiempo, si es aluminio será menos tiempo que si es de silicona, y si es de cerámica o vidrio tardará algo más.


Tiempo de preparación: 10 minutos.   Tiempo total: 20 minutos + enfriado. Unidades: 7-8


INGREDIENTES



  • 200 g avellana tostada pelada

  • 50 g avellana cruda o harina de avellana

  • 100 g azúcar de coco

  • vaina de vainilla (4 cm)

  • 3 huevos 

  • 80 g aceite de coco virgen 

  • 1 cucharadita rasa de bicarbonato  (opcional)


PREPARACIÓN



  1. Precalienta el horno a 170 grados. Forra la bandeja de horno con un papel sulfurado y reparte los 200 g de avellana tostada pelada encima. Hornea 15 minutos, retira del horno y deja enfriar completamente antes de seguir con el siguiente paso.

  2. Precalienta el horno a 220 grados. Pon la rejilla del horno en el primer nivel de abajo.

  3. Si tienes harina de avellana salta este paso. Si no, pon los 50 g de avellana cruda en el vaso y muele 15 segundos a velocidad 7. Reserva. 

  4. Pon los 100 g de azúcar de coco junto con el trocito de vaina de vainilla y pulveriza 10 segundos a velocidad 10. Saca 30 g del azúcar (aprox 3 cucharadas soperas) y reserva. Deja los 70 g restantes en el vaso y continúa con el siguiente paso.

  5. Añade las avellanas tostadas y muele 15 segundos a velocidad 6. Con la espátula baja los restos de las paredes del vaso, tapa y muele de nuevo 15 segundos a velocidad 7. Si te gusta una textura más fina alarga 5 segundos más de tiempo. Saca la pasta de avellanas obtenida y reserva en un bol.

  6. Coloca  la mariposa en el vaso. Pon los 30 g de azúcar reservado, los 3 huevos y el aceite de coco previamente derretido. Si se ha solidificado por el frío puedes ponerlo un rato antes encima de un radiador o similar. Mezcla todo durante 3 minutos a 37 grados y velocidad 2.


  7. Saca la mariposa. Añade al vaso 100 g de la pasta de avellanas, el bicarbonato ylos 50 g de harina de avellana, mezcla 15 segundos a velocidad 4. Reparte la masa en los moldes y hornea entre 8 y 10 minutos a 220 grados (ver consejo).


Decora al gusto, en la foto con coulis de fresa y virutas de frambuesa liofilizada.